El Marco Europeo de Desarrollo y Comprensión de las Competencias Digitales (DIGCOMP) tiene su origen entre los años 2010 y 2013 cuando se publica la primera versión por parte del Instituto de Prospectiva Tecnológica (IPTS) de la Comisión Europea.

Para comprender el origen y surgimiento de este marco europeo nos tenemos que remontar al año 2006 cuando se publica la “Recomendación del Parlamento Europeo y del Consejo” sobre las competencias claves del aprendizaje permanente (2006/962/CE) donde los Estados Miembros deben:

… desarrollar la oferta de las competencias clave para todos en el contexto de sus estrategias de aprendizaje permanente y utilizar las “Competencias clave para el aprendizaje permanente – un marco de referencia europeo”

Dentro de estas recomendaciones encontramos como una de las competencias básicas para el aprendizaje permanente la “Competencia digital”, constituyendo una serie de conocimientos, capacidades y aptitudes fundamentales para la innovación, la productividad y la competitividad de la Unión Europea.

Así, la competencia digital, de una forma más detallada, puede definirse e incluye los siguientes elementos:

  • Ámbitos de aprendizaje: conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes, estrategias y concienciación
  • Herramientas que el uso de las TIC y de los medios digitales requiere
  • Áreas de competencia para realizar tareas, resolver problemas, comunicar, gestionar la información, colaborar y generar conocimiento
  • Modalidades de forma efectiva, eficaz, adecuada, crítica, creativa, autónoma, flexible, ética, reflexiva
  • Objetivo para el trabajo, el ocio, la participación, el aprendizaje, la socialización, el consumo y el empoderamiento

Selecciona una de las siguientes áreas para obtener más información: